Punto de Venta

En Imaginity consideramos el material In Store o de punto de venta (P.O.P.), una parte fundamental en la comunicación gráfica de un producto, ya que promueve indirectamente el reconocimiento de una marca o producto hacia el consumidor, al encontrarse en los diferentes puntos de venta o distribución del mercado.

 

El marketing en el punto de venta y los materiales son componentes esenciales del marketing minorista, ya que pueden ayudar a impulsar las ventas y aumentar el conocimiento de la marca en el punto de compra.

Algunas de las principales ventajas de los materiales de marketing y P.O.P. en tienda son atraer la atención de los compradores, proporcionar información sobre los productos para facilitar la decisión de compra y mejorar la experiencia de compra. Estos materiales pueden crear una experiencia de compra más atractiva y agradable, impulsar las ventas y aumentar la satisfacción y fidelidad de los clientes.

En general, el marketing en tienda y los materiales para puntos de venta son elementos clave del marketing minorista, ya que pueden ayudar a impulsar las ventas y mejorar la experiencia de compra de los clientes.

 

 

Comunicación en la tienda: diferentes zonas de la tienda

Los materiales para el punto de venta (PDV) son un tipo de herramienta de marketing que se coloca en los lugares donde se venden los productos para promocionar una marca o un producto. Estos materiales pueden incluir una amplia gama de objetos, como folletos, carteles y artículos promocionales con información sobre la empresa o el producto.

El uso de material de punto de venta tiene varias ventajas, como aumentar la visibilidad del producto, impulsar las ventas y reducir los costos de publicidad.

Mediante el uso estratégico de materiales de punto de venta tanto dentro como fuera de las tiendas, las empresas pueden atraer eficazmente a los consumidores hacia sus productos e incentivarlos a realizar una compra. En general, los materiales para puntos de venta pueden ser una forma eficaz de llegar a los consumidores e influir en ellos, al tiempo que suponen un ahorro de costos para las empresas.

 

En el contexto de la comunicación de marketing en el punto de compra, puede dividirse en cuatro zonas diferentes: la zona de proximidad, la zona de tránsito, la zona de impulso y la zona de destino.

La zona de proximidad es el área que rodea inmediatamente al punto de compra, como la vidriera o la entrada. La zona de tránsito es el área por la que se mueven los clientes a través del punto de compra, como los pasillos de una tienda. La zona de impulso, es el área próxima a la caja en la que es más probable que los clientes realicen compras impulsivas. Y la zona de destino es el área donde los clientes van específicamente a hacer una compra

Cada una de estas zonas cumple una función específica en la comunicación de marketing en el punto de venta, y es importante que las empresas estudien cómo captar clientes de forma eficaz en cada una de ellas.

 
 
 

Zona 1: Proximidad - Compromiso: Aquí es donde tiene lugar el compromiso externo de la marca, fuera de la zona de compra. Busca atraer al consumidor al punto de venta desde la vía pública; como puede ser con marquesinas o contraluces en la vía pública cerca de los puntos de venta.

Zona 2: Zona de tránsito - Concienciación: El compromiso de marca en este caso es informativo y se sitúa a la entrada del punto de venta. El sistema de comunicación es externo y se realiza a través de carteles, proyecciones o colgantes justo a la entrada de la zona de compra.

Zona 3: Zona de impulso - Seducción: Rompe con la rutina en el camino hacia la compra. El material P.O.P se muestra fuera de la categoría. De naturaleza impulsiva. Puede haber carteles en el suelo que guíen al consumidor hacia un determinado sector; también se pueden utilizar colgantes, colgantes o corpóreos en las zonas donde se venden los productos en relación con la categoría.

 

Zona 4: Zona de destino - Selección: Enfocarse en la ocasión de consumo. Carácter interno. En la misma góndola o en las zonas refrigeradas donde está el producto. Pueden ser cenefas, colgantes, pantallas o islas. Donde el consumidor realiza la compra.

 

Glorificar el producto en la zona de destino, es decir, en el pasillo de un supermercado, se refiere al uso de técnicas y tácticas para destacar y promocionar un producto de forma atractiva y que llame la atención. El objetivo es que el producto destaque y anime a los compradores a adquirirlo.

Colocar el producto en un lugar destacado, como a la altura de los ojos o al final de un pasillo, puede ayudar a que destaque y capte la atención de los compradores.

Utilizar expositores y envases llamativos, así como una señalización atractiva del producto, puede contribuir a hacerlo más apetecible y incentivar al consumidor a comprarlo.

 

El uso adecuado de la marca en el diseño de materiales para el punto de venta es un aspecto importante de la estrategia de marketing. Una marca adecuada ayuda a crear una imagen cohesiva y coherente de un producto o empresa y puede ser eficaz para atraer y retener clientes.

Al diseñar los materiales de punto de venta, es importante incorporar elementos de la identidad visual de la marca, como su logotipo, colores y tipografía. Estos elementos deben utilizarse de forma acorde en todos los materiales de punto de venta para ayudar a crear una imagen alineada.

Además de los elementos visuales, el mensaje y el tono de los materiales de punto de venta también deben estar en sintonía con la manera en la que la marca le habla al target. Esto puede ayudar a reforzar los valores y la personalidad de la marca en la mente de los consumidores.

En general, el uso eficaz de la marca en el diseño de los materiales de punto de venta puede ayudar a crear una imagen fuerte y memorable de un producto o empresa, y puede ser una forma eficiente de impulsar las ventas y la fidelidad de los clientes.

Tanto las compras planificadas como las no planificadas son importantes en el punto de venta, y las marcas deben tener en cuenta ambos tipos de compras a la hora de desarrollar sus estrategias de marketing en tienda.

Las compras planificadas en el punto de venta son las que realizan los clientes que ya han decidido adquirir un producto o servicio específico.

Estas compras suelen ser el resultado de una cuidadosa reflexión e investigación, o de compras periódicas repetitivas, y los clientes pueden tener una idea clara de lo que buscan.

La visibilidad de los productos, por ejemplo a la altura de los ojos o al final de un pasillo, la información detallada sobre los productos y los precios pueden ayudar a los clientes a planificar sus compras.

 

Las compras no planificadas en el punto de venta son las que se realizan espontáneamente o por impulso.

Estas compras suelen ser el resultado de estímulos inesperados o imprevistos, como una góndola llamativa o una oferta especial. Las compras no planificadas pueden realizarse sin mucha reflexión o consideración previa, y pueden estar impulsadas por emociones o deseos más que por consideraciones prácticas.

Los exhibidores de productos y la señalización pueden utilizarse para atraer la atención de los compradores y animarles a realizar compras imprevistas,

 

El 74% de las decisiones de compra se toman en el punto de venta.